Copyright © 2017 Fortuna Viajes.
All Rights Reserved.

Desarrollo: AnibalGoransky.com

Testimonios

 
  • Estimado don Ramón Ossa (Padre)

    Quiero con estas palabras hacerle llegar mi testimonio respecto de la Cabalgata del Cruce Sanmartiniano, de la cual usted ha sido pionero y que tuve el placer de realizar guiado por usted.
    A esta altura voy a dejar la formalidad y le diré simplemente Ramón.-
    Como usted sabe ha sido mi segunda Cabalgata del Cruce consecutiva…….a los 64 años;ello tiene una simple explicación.-
    Pese a que llevo ya unas cuantas cabalgatas en distintos sitios de nuestro fabuloso país, todas ellas verdaderamemnte hermosas y recuerdos imborrables (Mendoza x Las Loicas, Calafate, Salta, Neuquén x Aluminé, Córdoba x Pampa de Achala y otras mas), realmente El Cruce Sanmartiniano es una suerte de “graduación” por las vivencias de todo tipo:historicas, geográficas, paisajes, emociones…………..Es por eso mi repetición, que seguramente no será la última.-
    La belleza apasionante de esas pétreas soledades a las que si no es a caballo o mula sólo sería posible disfrutar en helicóptero es indescriptible;esas alturas a las se trepa y que increíblemente no he visto afecten a ninguno de los Cabalgateros, el Aconcagua casi al alcance de la mano, ese hermoso Valle de Los Patos, la incomparable Cuesta de La Onda y qué no decir del Espinacito.-
    Lo incomparable de dormir “al sereno” bajo ese cielo increíble en contraste con el también increíble azul diurno en que durante mi primer Cruce no vimos una sola nube en ninguno de los 6 días.-
    Ver esas reiteradas filas de hasta 100 ó 150 elegantes guanacos trepando por senderos increíbles por los que despues pasaríamos nosotros mismos ó cóndores que nos volaban casi al alcance de la mano, la experiencia de pescar truchas casi “a mano”…..despues muy sabrosas en el fogón de cada noche.-
    Pero usted sabe mejor que yo Ramón, que hay mas: porque estaban esas noches en las que nos daba una verdadera clase de geografía y geología o la siguiente en que la clase era de Historia……..con mayúscula, de esa Historia que teníamos el honor de vivenciar con emoción, siguiendo los pasos de ese San Martín Gigante capaz de la hazaña de la cual tomamos conciencia al revivir, en condiciones incomparablemente confortables lo que hace tantos años hizo el Gran Capitan.-
    Recuerdo una de esas noches, en las que un Cabalgatero sacó a relucir una Bandera Argentina y espontáneamente todos entonamos el himno……………….sin pizca de patrioterismo sino de puro patriotismo……..el mismo patriotismo de la mañana en que llegamos al límite en el sitio en que se encuentra el Monumento al verdadero Padre de todos los Argentinos, esa mañana en que sin saber bien porqué los últimos 500 metros se hicieron al trote largo e increíblemente atras nuestro apareció un grupo similar con Banderas Argentinas y del Ejercito de Los Andes, grupo que venía de Mendoza y únicos seres humanos que pudimos ver en esos 6 días.-
    Y entonces nuevamente la emoción que hizo saltar lágrimas a todos, cantando el Himno y dando espontáneos ¡Vivas a la Patria!
    Por la suma de todas estas emociones pero especialmente por haber descubierto en Ramón Ossa a un verdadero Sanmartiniano es que de comun acuerdo con Rodrigo mi hijo que me acompañó en el primer Cruce, es que quiero donarle algo que he guardado cuidadosamente y con verdadero amor; se trata del Uniforme de Capitan del Regimiento de Granaderos a Caballo Gral. San Martín que perteneciera a mi padre, el Coronel Enrique LLambí.- Aunque no se trata del uniforme de un guerrero de la Independencia tiene sus años, estimo no menos 80 años y créame que perteneció a otro Sanmartiniano de pura cepa y un soldado de alma.-
    Sé que usted sabrá apreciarlo y el cargo que desde ya le hago es que sepa cuidarlo y cuando sea necesario, darle el mejor destino, como un testimonio de aquellos tiempos Sanmartinianos y de soldados de ley.-

    Un fuerte y emocionado abrazo…………………… ..hasta mi próximo Cruce.-Cordialmente

     
    Fernando Llambi, Uruguay